STEFAN à WENGEN Imprimir


"BUNGALOW", 2004.
Acrílico sobre lienzo. 78 x 68,5 cms.


"MANGROVE", 2003.
Acrílico sobre lienzo. 180 x 260 cms.


"NOCTURNE II VERSION", 2003.
Acrílico sobre lienzo. 68 x 90,5 cms.


"BAUMHAUS VI", 2003.
Acrílico sobre lienzo. 250 x 180 cms.

"Secretos".
Exposición individual en la Galería Fúcares de Madrid.
Inauguración: 25 de marzo de 2004. Hasta el 30 de abril.

- 1 -

Mi trabajo tiene que ver, básicamente, con la atracción y la repulsión.
Las pinturas se basan en fotografías de revistas y periódicos, por lo cual no son representaciones directas de la naturaleza, sino que se originan a través de otros medios.
Lo más importante de mis pinturas es el color, ya que el color se relaciona con un cierto ambiente, una actitud, y se asocia de forma especial con imágenes y recuerdos colectivos. La transformación de las imágenes fotográficas en pinturas con una escala de color artificial altera su escala temporal, su ambiente y sus dimensiones originales, lo cual crea una cierta distancia y unas intenciones que no se encuentran presentes en las fotografías. Mis pinturas no consisten en obtener un color natural, sino que versan sobre el comportamiento y la interpretación cultural.
Normalmente, dibujo una imagen antes de saber el color exacto que tendrán las pinturas.

Secretos

Haber titulado la exposición con el nombre Secretos es un poco irónico y serio al mismo tiempo ya que, por una parte, la pintura actual no puede mantener esta promesa y, por otra, se trata únicamente de la pintura y su contenido.
Etimológicamente, el verbo latino secernere (secerno, secrevi, secretus) significa aislar, excluir, separar. También significa secreto, soledad y recogimiento.
La etimología de la palabra alemana geheim hace referencia al hogar (Heim) en el sentido de mantener o esconder algo en casa. Por extensión, el adjetivo alemán se utiliza actualmente para expresar secretismo y confidencialidad.
Hay una casa de madera que parece un plató de cine. Lo que la hace tan familiar es el hecho de que las películas también se vuelven parte de la memoria colectiva. Evidentemente, se encuentra vacía y desolada y parece guardar los secretos de sus antiguos habitantes, tal y como se nos muestra en las películas.
El paisaje, por ejemplo, hace referencia a la idea de estar aislado de la civilización, la experiencia de la soledad y, al mismo tiempo, de encontrarse en una situación de condena. Como todos sabemos, la naturaleza puede ser hermosa, pero también cruel, convirtiéndose en el centro del horror.
Una situación de aislamiento todavía más acentuado se muestra en las imágenes de las casas-árbol, que se erigen para que perduren en la naturaleza salvaje sin temor a ser descubiertas. Estas casas se construyen con materiales de las inmediaciones, condenados a volver a integrarse en la naturaleza tarde o temprano.
Por otra parte, las casas-árbol de los niños hacen referencia más bien a las memorias de la infancia, que se encuentran apartadas en un mundo propio, quizás lleno de secretos.

- 2 -

La pintura nocturna muestra un barco en una pendiente y representa un símbolo romántico de la esperanza fallida. Parece un cuerpo muerto, abandonado sin compasión a merced de los elementos de la naturaleza.
Me atraen en gran medida los retratos en fotografía. Lo que más me interesa acerca de ellos es que están relacionados con la muerte, ya que prueban la existencia, una vida transcurrida y una biografía individual.
Para mí, pintar retratos fotografiados significa ralentizar esos contenidos. En cierto modo, la fotografía es un medio de representación rápido en comparación con la contemplación que implica la pintura.
Existe un retrato en pintura de Lord Dowding, un espiritualista convencido que, como mariscal de las Fuerzas Aéreas inglesas en la Segunda Guerra Mundial, intentaba, por medio del trance, ponerse en contacto con pilotos muertos en combate.
Un dibujo a lápiz muestra a una persona que llevaba desaparecida varios años. La desaparición es algo misterioso y el dibujo juega con la idea de ver un documento con la imagen de alguien como una presencia remanente de una existencia pasada.
Como gitana alemana, Buchela era una adivina capaz de leer el futuro en los ojos de la gente. Un gran número de políticos y representantes siguieron sus consejos. Pintar un retrato de ella tiene que ver con el miedo a saber el futuro, de influir en el transcurso de los acontecimientos.
También hay un dibujo que consiste en dos ojos en forma de tondo que, sin duda, Buchela pudo haber leído. Por otra parte, estos ojos devuelven la mirada, como si, a su vez, estuvieran observando a través del ojo de una cerradura.
El tercer retrato muestra a Sir John Carrew Eccles, quien recibió el premio Nobel de medicina en 1963. En el congreso internacional de filosofía que tuvo lugar en Düsseldorf en el año 1978, proclamó sus teorías de que la conciencia es independiente del cuerpo físico. En realidad, se trata de una teoría acerca de la reencarnación.
Todos los retratos en pintura tratan de curiosidades sobrenaturales. En cierto modo, intentan aproximarse a los secretos de la vida, la muerte y la existencia que escapa a nuestra compresión en una época de desecularización como la actual. Todos ellos se pueden considerar un intento de encontrar respuestas en creencias o habilidades místicas.
Estos tres retratos se concibieron como la única presencia humana física.
El escritor Elias Canetti dijo una vez que la historia de una vida es tan secreta como la vida misma y las vidas explicadas dejan de ser vidas vividas.
O, para entenderlo de otro modo, y tal y como le dijo Derain al joven pintor Balthus en una ocasión: "La única razón por la que estamos pintando hoy es para redescubrir secretos perdidos".


"BAUMHAUS VII", 2003.
Acrílico sobre lienzo. 180 x 138 cms.


S/T, 2002.
Lápiz sobre papel. 30,2 x 22 cms.


S/T, 2003.
Lápiz sobre papel montado en papel. 30,4 x 22 cms.


S/T, 2003.
Lápiz sobre papel montado en papel. 29,6 x 21 cms.


"BUCHELA", 2003.
Acrílico sobre lienzo. 78 x 56 cms.


"LORD DOWDING", 2003.
Acrílico sobre lienzo. 78 x 56 cms.


S/T, 2003.
Acrílico sobre lienzo. 180 x 138 cms.


S/T, 2004.
Lápiz sobre papel montado en papel. 29,8 x 20,5 cms.


S/T, 2003.
Lápiz sobre papel. 29,8 x 21 cms.


S/T, 2003.
Lápiz sobre papel montado en papel. 29,4 x 21 cms.


S/T, 2003.
Lápiz y tinta sobre papel. 14,4 x 10 cms.


"SIR JOHN CAREW ECCLES", 2003.
Acrílico sobre lienzo. 78 x 56 cms.